Log in
Paulina Cartagena Vidal

Paulina Cartagena Vidal

Website URL: http://www.paulinacartagena.cl

La peor muerte es el olvido: en nuestra memoria Guerrero, Parada y Nattino

Homenaje a Manuel Guerrero, José Manuel Parada, Santiago Nattino, Paulina Aguirre, Hermanos Vergara Toledo.

Paulina Cartagena Vidal. Dirigenta Colegio de Profesoras y Profesores. Encargada del Departamento de Derechos Humanos. 28/03/2020. En un escenario difícil de imaginar hace algunas semanas, nuevamente nuestro compromiso con la verdad y la justicia nos vuelve la mirada hacia Manuel Guerrero, José Manuel Parada y Santiago Nattino; Paulina Aguirre junto a los Hermanos Eduardo y Rafael Vergara Toledo, todos asesinados por la misma policía que hoy reprime vorazmente.

En marzo de 1985 fueron secuestrados, torturados y vilmente asesinados en manos de Carabineros de Chile, tres de los nuestros.

“Sonó la hora una campana de hierro oscura filosa va cerrando el hueso tierno, la sangre dormida, la carne exhausta jamás el acero tuvo tan triste destino, tan abyecta misión. Tres tristes tigres traicionados, tres hombres, tercer mes, tres tráqueas torturadas, tres amapolas raptadas por el invierno perenne; tres hermanos y en ellos toda la sangre reunida, tres líneas insignificantes ante tanto, tanto dolor”.

Ya son 35 años de tan desdeñables asesinatos. Un Estado cometió horrendos crímenes en contra de jóvenes, profesores, profesionales y compatriotas. Y hoy, Chile vuelve a vivir días de horror; torturas, prisión política, heridos y asesinados.

Los jóvenes asesinados en aquellos oscuros años están en nuestras memorias y luchas de cada día, dando aliento y mostrando que no debemos renunciar a un Chile Digno.

En estos tiempos extraños, duros y demandantes, nuestros compañeros siempre vuelven a nosotras y nosotros con sus voces claras y decididas. En nuestras asambleas de maestras y maestros nos invitan a reflexionar, a madurar nuevas estrategias de lucha, a reunir todas las fuerzas, Toda una hazaña. Sabiendo que sembraban esperanza, sembraban coraje.

Sin aspavientos, con claridad y sencillez, llamando a las y los docentes a no perder vínculos con la clase trabajadora. A sumergirnos en la vorágine democratizadora con la cabeza fría y el corazón ardiente.

Cuando el corvo asesino esgrimido por manos uniformadas, cancerberos del infierno dictatorial que nos sometía, derramaron su sangre la de Guerrero, la de José Manuel Parada y Santiago Nattino, el mundo se estremeció de horror. Y empezó a socavarse el nauseabundo pilar del mundo pinochetista edificado sobre la traición y la violencia. No calcularon los señores de la muerte que con ese acto vil Manuel, José Manuel, Santiago, Paulina, Eduardo y Rafael y seguiría viviendo señeros e inclaudicables.

Esta vez está mucho más cerca que antes, que la esperanza que sembraron sigue dando frutos.

Todos los días luchamos y recordamos, en esta sencilla forma de homenaje, que pagaron con sus vidas enseñándonos el respeto a la vida y la democracia como principios de una sociedad justa e igualitaria. Como educadores dialogantes, nos convocamos a promover la lucha, la organización y participación de un Chile digno, donde seamos capaces de una nueva constitución para nuestro país. Donde se consagre el legítimo derecho A la vida, A la educación; a la salud, entre otros.

Hacemos un llamado a salir con fuerza el próximo octubre y aprobar una nueva Constitución, la madre de todas las batallas.

¡Más memoria, más verdad, más justicia! Qué la memoria ilumine este momento gris que sabremos vencer. La memoria seguirá trabajando, siempre habrá alguien por allí que se resiste a obedecer. Nosotras y nosotros no olvidamos.

Hoy hacemos este ejercicio de memoria y resistencia en honor al legado de nuestros compañeros asesinados.

La dignidad permanece intacta en cada uno de ellos y por siempre en la retina del pueblo; y como luchadores políticos sociales nos acompañan todos los días: Ayer, hoy y siempre por un Chile mejor.

 

fuente: El Siglo

A propósito de pendientes: Estado de avance del petitorio del magisterio

Son aproximadamente 1500 profesores/as que se están viendo impedidos de acceder al pago del Bono de Retiro este 2019.

Evidentemente, la prioridad en el debate político/social son aquellos temas que requieren un tratamiento legislativo de carácter urgente para amortiguar el estallido social. Así se están discutiendo proyectos de ley como la reducción de la jornada laboral a 40 horas semanales, la rebaja de la dieta parlamentaria, el alza en el pilar solidario y el reajuste del salario mínimo, pero ninguno que refiera particularmente a solucionar los problemas que arrastra la educación chilena desde que fue entendida como una mercancía. Si bien antes que estallara la crisis se promulgó la ley que otorgó titularidad para las horas de extensión a un número importante de profesores/as (ley n°21.176), el resto de demandas contenidas en el Pliego de 11 puntos defendidos a mediados de año, no están siendo discutidas en instancias legislativas o trabajadas en mesas técnicas, tal como se comprometió el gobierno en julio del presente año. De hecho, lo único en materia educacional que está siendo discutido en el Congreso es la extensión del sistema de subvención a la todo el sistema escolar (boletín N° 12979-04), siendo que el compromiso de la autoridad había sido enviar proyectos de ley, antes que finalice el 2019, que resolvieran temas como el fin de la doble evaluación docente (punto 5), retracto de la renuncia de ingreso a Carrera Docente (punto 9) y Desarrollo Profesional Directivo (punto 7).

Del mismo modo, la conformación de mesas técnicas de trabajo no están funcionando en la práctica. El Mineduc propuso al Colegio que antes de finalizar el 2019 estarían trabajando mesas técnicas para elaborar propuestas de mejora sobre: Deuda Histórica (punto 1), Igualdad de trato para los profesionales de la Educación -lo que supone el reconocimiento y pago de la mención para educadoras diferenciales y de párvulo- (punto 4), Escuela Democrática (punto 6) y la revisión del Marco para la Buena Enseñanza para detectar problemas asociados con la implementación del Sistema de Desarrollo Profesional Docente (punto 9). Todas estas mesas no están trabajando sobre estos y otros puntos críticos que significaron la movilización por más de 50 días, lo cual evidencia que la actitud de la Ministra Cubillos nunca fue solucionar las demandas del gremio, sino bajar el paro, acordar un plan de recuperación de clases (cumplido casi en su totalidad por los/as profesores/as) y replegar la movilización que, en vista a los resultados alcanzados, no tuvo nada de estratégica.

El retraso del pago del Bono de Incentivo al Retiro y la modificación curricular que significó la reducción de las horas de Historia, Artes y Educación Física (ambos temas abordados en el punto 11, “asuntos urgentes”) continúan sin respuestas. Son aproximadamente 1500 profesores/as que se están viendo impedidos de acceder al pago del Bono de Retiro este 2019, siendo que la ejecución presupuestaria había determinado plazos y montos específicos para los/as beneficiario/as. Y en el tema curricular, actualmente está operando la reducción horaria para las materias antes mencionadas, lo cual ha significado que un número significativo de colegas sean afectados por la disminución de sus horas de trabajo.

Por último, queda mencionar el punto 10 referido a Nueva Educación Pública. Las medidas inmediatas comprometidas por la autoridad fueron asegurar la adecuada implementación de la NEP, de los nuevos Servicio Públicos de Educación (SLE), así como supervisar el pago de las cotizaciones previsionales impagas que aseguren el traspaso al nuevo sistema sin deudas. Pero se observa que estos compromisos no se están ejecutando, siendo el caso del SLE de Barrancas el más perjudicado por la negligente actitud ministerial, generando que el 15% de la dotación de funcionarios y funcionarias estén siendo desvinculados de sus puestos de trabajo.

Todo indica que el Pliego presentado por Colegio de Profesores al Ministerio de Educación quedó en una especie de pausa preocupante debido a las necesidades que demanda la contingencia a nivel país. Sabemos que la principal demanda del pueblo de Chile es acabar con los resabios dictatoriales de la Constitución de 1980, avanzando así hacia una sociedad plena de derechos. Pero también estamos convencidos que para edificar un país con mayor igualdad, mejor democracia y respetuoso de los Derechos Humanos, un pilar fundamental lo representa la defensa de la educación pública del país.

Fuente: El Siglo / Paulina Cartagena Vidal es dirigente metropolitana del Colegio de Profesores / www.paulinacartagena.cl
.

Los jóvenes menores de 18 años y el plebiscito por una Nueva Constitución

La juventud en Chile ha demostrado responsabilidad y madurez para ser parte de los cambios que operarán para los próximos años. La sociedad ha reconocido esta capacidad y la necesidad de que sean parte, no como sujetos imputables de delitos (idea defendida por la derecha a través de la rebaja de la edad de imputabilidad), sino como representantes de un segmento de la sociedad, capaces de informarse y discutir sobre que la educación, la salud y la previsión social sean derechos consagrados en el texto final.

Las evasiones del metro de Santiago que comienzan a producirse el 14 de octubre, junto con expresar el malestar por el alza del pasaje, dan cuenta que las razones del descontento social son mucho más profundas, estructurales, cuyos antecedentes los encontramos en la Constitución de 1980 y que han sido profundizados por los gobiernos durante la transición.

En este estallido social, los jóvenes menores de 18 años han jugado un papel decisivo en el despertar de Chile. La posibilidad de cambiar la Constitución de 1980, cuya elaboración espuria a cargo de la Comisión Ortúzar significó para Chile perder parte importante de sus derechos económicos y sociales, responde principalmente al rol que juegan las y los estudiantes en las primeras manifestaciones, que pronto derivaron en propuestas que se dirigen al cambio del modelo neoliberal.

Pero la firma del “Acuerdo por la paz social y una nueva constitución”, no incorporó la posibilidad de ampliar la participación en el plebiscito de abril a quienes son los responsables de que estemos discutiendo una Nueva Constitución y Asamblea Constituyente, lo cual no hace más que desconocer la importancia que tiene la juventud en el proceso que se inicia. La historia nos muestra que la participación en estos procesos de cambios siempre ha sido determinante. Un ejemplo de ello fue el plebiscito de 1988, cuando el padrón electoral aumenta extraordinariamente, producto de la masiva inscripción de jóvenes que entendían la necesidad de sacar del gobierno al dictador y retornar a la democracia.

Las opiniones a favor de incluir a los jóvenes en el plebiscito son avaladas por los partidos de izquierda y el propio SERVEL. Su director ha establecido que desde el punto de vista técnico, no existen inconvenientes para solicitar al Registro Civil adecuar el padrón electoral e incluir a los menores de 18 años en la votación. De esta forma, están dadas las condiciones para que este sector de la población pueda participar en todo el proceso constituyente; plebiscito de entrada, ser miembros de la convención constituyente y en el plebiscito ratificatorio de la Nueva Constitución.

El oficialismo por su parte, se opone a la posibilidad de ampliar la participación, argumentando que “nunca estuvo dentro del Acuerdo entre los partidos políticos”. Este tipo de actitudes continúan dando la espalda al movimiento social, al limitar la posibilidad de que los jóvenes sean actores del cambio constitucional. La lógica de la “cocina” se mantiene como política de la toma de decisiones para el gobierno, lo cual no hace más que negar que la ciudadanía en general, y los jóvenes en particular, sean quienes construyan, en democracia, la carta constitucional que garantice derechos y permita avanzar hacia un Estado más presente sobre la realidad de las y los chilenos.

La juventud en Chile ha demostrado responsabilidad y madurez para ser parte de los cambios que operarán para los próximos años. La sociedad ha reconocido esta capacidad y la necesidad de que sean parte, no como sujetos imputables de delitos (idea defendida por la derecha a través de la rebaja de la edad de imputabilidad), sino como representantes de un segmento de la sociedad, capaces de informarse y discutir sobre que la educación, la salud y la previsión social sean derechos consagrados en el texto final.

 

Fuente: www.eldesconcierto.cl
Paulina Cartagena Vidal. Vicepresidenta RM. Colegio de Profesores de Chile.

Cubillos y los profesores “adoctrinadores”

Todo parece indicar que las declaraciones emitidas por las autoridades de gobierno, continúan expresando una total falta de empatía y conexión con lo que está sucediendo en el país. Ahora último fue el turno a la Ministra de Educación, la abogada Marcela Cubillos, quien se manifestó en apoyo del proyecto de ley que busca sancionar las comunidades escolares que “adoctrinen” a los estudiantes en su formación, amenazándolas incluso con la pérdida del reconocimiento oficial por parte del Estado.

Este tipo de iniciativas, que descansan sobre la base de la desconfianza hacia las y los profesores al considerarlos “adoctrinadores”, representan un claro retroceso en lo que respecta a la autonomía docente al imponerles, desde fuera del aula, una determinada mirada de los procesos formativos y sobre qué y cómo debe enseñar. En el caso de la materia de historia, que además están siendo reducidas las horas para la enseñanza media, estos docentes se verían impedidos de enseñar la historia reciente – y en unos años más, este estallido social-, analizando críticamente el rol del gobierno de Sebastián Piñera en la violación sistemática de los derechos humanos, a partir de la declaración de guerra al pueblo de Chile.

Pero en el fondo lo que busca limitar este tipo de proyectos, los cuales cuentan con el respaldo mayoritario de la derecha en Chile, es el pensamiento crítico de nuestros jóvenes, al cual atribuyen parte importante de este estallido social. En otras palabras, lo que pretende el gobierno es eliminar contenidos formativos, asegurando así que nuestros estudiantes no formulen un pensamiento crítico sobre la realidad que los rodea.

Resulta incompresible que las autoridades de gobierno mantengan una actitud de desconfianza y violencia hacia el movimiento social. En el caso de las profesoras y los profesores, esta violencia se manifiesta cuando se los cataloga de adoctrinadores por enseñarles a sus alumnos la importancia de los derechos humanos como principios indispensables para la construcción de una sociedad más justa.

Violento es el gobierno que amenaza a las comunidades educativas con la pérdida del reconocimiento oficial, si continúan enseñando la importancia de los derechos sociales y la necesidad de que el estado los garantice. Violento es pretender que nuestros estudiantes no desarrollen un pensamiento crítico sobre la realidad que les toca vivir, y quieran transformarla. Violencia es también mutilar el curriculum nacional a partir de la reducción de horas de materias como filosofía, y ahora último, historia y artes; todas estas áreas de la formación de nuestros jóvenes son profundamente humanística y permiten el desarrollo como una gran comunidad que prioriza la solidaridad y respeto por sobre el individualismo e indiferencia propios del modelo que ha entrado en crisis.

Fuente: www.cronicadigital.cl
  • Published in Comuna
  • 0
Subscribe to this RSS feed

Buin

Banner 468 x 60 px